Inventando. “Ponerle piernas al sol”

Deja un comentario

¡Pongamos piernas al sol!

El sol no sabrá usarlas…

¡Probemos!

(Al libre albedrío, intentó el sol vivir, arrasando la tierra al caminar)

¡Tan grande como el sol, vital y abrasador, quiero ser!

Eres humana…

¡Probaré!

(Al constante amanecer en el horizonte, intentó sobrevivir, perdiendo la voluntad)

~

Cuando camino siento la tierra bajo los pies.

¡Lealtad!

Eligiendo, haré el camino.

¡Valentía!

Haciendo sentiré las manos.

¡Honor!

Perseverando daré forma.

¡Fuerza!

(Eres solo un ser humano)

Anuncios

Inventando. “Oda al sol y la lluvia”

Deja un comentario

A veces hay días clarividentes en los que todo parece sencillo,

en los que sientes que puedes resolverlo todo.

Son días realmente felices, en paz, en armonía con el mundo,

en los que sientes que hay luz hasta en lo más sombrío.

La luz

Érase una vez un rayo de luz que sonó como un trueno y parecía un relámpago,

me atravesó el corazón dejándome totalmente iluminada.

Dicen que esto puede ocurrirte solo una vez entre un millón,

así que aproveché toda esa energía y salté tras el rayo de luz.

Fue un viaje espectacular, a una velocidad que solo se siente en los sueños,

pasamos a través de un árbol, una montaña, un río, un océano,

un anciano, un bebé recién nacido, una tarta de chocolate,

una casa en un octavo piso, una mujer atravesando un puente,

un señor con sombrero que cantaba Turandot, 

pasamos a través de un cuadro,

los dedos de un tejedor,

la olla de un cocinero

y

finalmente 

me solté

caí

y

de

la

risa

exploté

en 

un 

arcoiris.

Todos, absolutamente todos, miraron hacia arriba maravillados.

Y la mitad de todos le decía a la otra mitad:

!Mira, ¡el arcoiris!, ha salido el sol después de la tormenta”

Inventando. “¡Buenos días sol!”

1 comentario

Yo: Buenos días sol.
Sol: …

Tú: Hola, ¿qué haces?
Yo: Estaba saludando al sol.
Tú: ¿Dónde está?
Yo: Justo a tu derecha, levantándose aún.
Tú: ¿Qué te dijo?
Yo: Aún nada.
Tú: Tienes una línea pintada en la cara.
Yo: ¿Cómo es?
Tú: Creo que la hizo el sol.
Yo: Tienes otra pero es brillante, una línea de luz que ilumina todo tu perfil.
Tú: Pues sí, definitivamente, esa línea pintada en tu cara soy yo.
Yo: ¡Sol!, ¿hiciste tú este dibujo?
Sol: …

Tú: El sol existe, es, vive en consecuencia lo que es. El sol no te responderá, está haciendo lo mismo con las montañas y los árboles, es su forma de hablar.
Yo: ¿Es entonces tu perfil en mi cara un “buenos días” del sol, un simple encuentro de la luz en ti sobre mí, y dibuja en sombras las palabras que no puede decir, pues si con palabras se expresara, éstas abrasarían?
Tú: Sí, debe ser así, las sombras y líneas, el dibujo, móvil, rotativo, tenue, templado, difuminado y a veces duro, es su forma de comunicarse.

Yo: Buenos días sol.
Sol: …

Tú: ¿Sigues pidiendo palabras al sol?
Yo: No, ahora no, estoy observando cómo amanece por tu perfil.
Tú: Es el alba en tu rostro… ¡buenos días sol!

Sol: …