Diario no diario. “Statu quo y el leitmotiv”

Deja un comentario

Me gustan las plantas.

Esquejar, pinzar, podar, sembrar, esperar que germinen, observar cómo crecen, abonarlas, limpiarles las hojas, quitarles las que estén secas, no me agrada tanto, pero quito los bichitos a mano, los que se puedan.

Leitmotiv

Me gusta leer, escribir.

Bajo la sobra de un árbol, durante los viajes, en la biblioteca. Ensayos, diccionarios, filosofía, pedagogía, historias reales imaginadas, cuentos, poesía, enciclopedias, biografias, critica, novelas de misterio, ciencia ficción, a Julio Verne, (todo), y las historias sencillas de personas extraordinariamente normales. A veces me salto las paginas demasiado descriptivas. No soy poeta, hago rimas sin más.

Leitmotiv…

Adoro resolver puzzles.

Rompecabezas de todo tipo, cubos, piezas retorcidas de metal que se enganchan de una manera especial, descubrir las adivinanzas, comprender la naturaleza de las cosas para conocer su función, encontrar la manera en la que encajan trozos con formas geométricas, encontrar estrategias de juego en el ajedrez…

Pasatiempos que relajan mente y me desconecta de las complejidades emocionales. Me divierte.

Leitmotiv…

Disfruto dibujando.

En cuadernos blancos o rayados, en hojas sueltas o en preciosos encuadernados. Es como un diario personal, lo más intimo y vinculante con mi forma de pensar, con lo que tenga a mano emborrono y dejo libre cualquier idea fija o fugaz. A color o a lápiz, figuración o abstrayendo de toda forma, sin proporción ni perspectiva. Intentando la fidelidad y pureza del sabio infante.

Leitmotiv…

Me encanta idear y fabricar.

Aboceto y pienso al detalle cómo va a ser, cómo voy a construir, fabricar un cuadro, una obra. Proceso creativo maquinado con regla y compás. Ordenando a manos y brazos, moverse en función de lo planeado. Fatigoso esfuerzo de hacer realidad lo intangible de un pensamiento ya resuelto.

Pienso con el corazón y siento con el cerebro.

Leitmotiv…

A rabiar, me gusta buscar caminos nuevos.

Ir por rutas no señaladas, buscar tesoros en la playa, formas de hacer inexpertas, puntos de vista poco visibles, combinar sabores en la cocina y experimentar con lo tradicional. La nueva musica que escuchar, artistas y culturas por explorar, periplos inexplorados, vías de razón ilógicas, lógicas sinrazón, indagar en la oscuridad y encontrar los mil posibles en el umbral.

Me pierdo y a veces no encuentro más que el camino de vuelta.

Statu quo es la armonía del leitmotiv

tras el caos y la revolución de ser,

uno mismo con el todo y un mismo fin.

Acompasados en un baile sin saber

los posibles y variables de su melodía,

buscamos comprender la manera.

Emborronas un papel sin sintonía,

acumulando o descubriendo tesoros,

y guardas tus sueños bajo la arena.

Es la calma de la tormenta del cosmos,

escribiendo nuevas enmiendas a seguir,

para volver al periplo de tu leitmotiv.

-Preparada para la siguiente revolución, …hoy me dejo caer en los brazos de Statu quo-

Inventando. “El periplo de Soberbia”

Deja un comentario

En mi periplo encontré a Soberbia y observé su combate con Cinismo.

Su muerte estaba anunciada.

Aclamé los ojos del Inseguro que se mofaba del Vulnerable.

¡Qué ignorante es Fortaleza de Debilidad y de Arrogancia,

que exalta sus odiseas en torpe y alocada esgrima!

Cegada por su ensalzada espada, cayó,

y cayó después la punta afilada que la hirió y la murió.

Inventando. “Periplo”

Deja un comentario

Es un viaje de ida y de vuelta, el trayecto, que es la aventura.

Regresar a la X que dibujaste en tu salón, “Este será tu campamento base”, dijiste.

Volveré al periplo, por una semana, a seguir aprendiendo de la geografía de mi ser.

Aprender, combatirme, conocer, cambiarme, alimentar, comprenderme, descubrir, perdonarme, ganar y encontrarme.

Es mi vida entera un periplo, una travesía con un punto de partida del que salí desnuda,

y a la X tornaré, despojándome de mis vestiduras.