~

Busco al dueño de mis pensamientos,
que no soy yo,
pues, si nada hubiera en qué pensar,
por nadie y nada mi voz sonaría.

Busco el porqué para decir,
las unas,
palabras que son alegoría
y las otras,
las que escritas quedarían.

Busco al ser que hace eco
que, sin conocer rostro,
su nombre quisiera ver,
ya lo sé, que no soy yo,
si eres tú el resuello.

Busco cómo te hiciste dueño,
por saber si tiene un fin,
que siendo amo tú
y yo la poseída,
podría tener mi último día
de elegir mis pensamientos.

~