Inventando. “Lugares donde ir y no quedarme”

Deja un comentario

~

Hoy el cielo surgió despejado
y no tiene que ver conmigo
sin la visión antropocéntrica
de camino arado o asfaltado,
y no tiene que ver contigo
sin la percepción egocéntrica.

Hoy el mundo amaneció claro
y no parece que vaya a durar
si no hay motivos para verte
un hogar para habitar sale caro,
y no parece que haya que curar
si no hay retos para vencerte.

Hoy el sol puede deslumbrarme
y no deseo lo que pueda ver
si no hay planos o mapa clave
lugares donde ir y no quedarme,
y no anhelo lo que dejé de ser
si no hay puerta para esta llave.

~

Trozos de mí. “A cachitos”

Deja un comentario

(Dedicado a las personas que han conformado mi vida, los lugares por los que he caminado, los paisajes que llenaron mis retinas y los momentos que a veces fueron solo instantes, en los que fui increíblemente feliz. A todo ello, yo le llamo “YO”, un yo a cachitos que soy.)

Tengo el corazón partío a cachitos,

tantos, que han formado una autonomía,

cada uno tiene un nombre propio.

Son personas,

conectadas por mis venas,

me traslado de una a otra,

sin maquillaje y mil colores en vestimentas.

~

Tengo el corazón partío a cachitos,

tantos, que ha perdido su apariencia,

cada uno vive su destino.

Son lugares,

conectados por puentes arteriales,

me muevo de uno a otro,

sin zapatos ni equipajes.

~

Tengo el corazón partío a cachitos,

tantos, que podrían ser planetas,

cada uno orbita a diferente ritmo.

Son momentos,

conectados a los nervios de mi memoria,

salto de uno a otro,

desnuda, sin edad, en indefinida trayectoria.

  Y para escuchar mientras me lees.

Diario no diario. “Amantes”

Deja un comentario

El abrazo de los amantes crea un lugar.
Está lleno de posibilidades,
éstas, dependen del entre dos.

Por vivir esta sensación vendería mi hogar,
renunciaría a cualquier otra posibilidad.
Pues, ser amante, ser amado, crear esta forma
o este lugar, es de lo que depende vivir con
la sensación de poder perderlo todo,
poder crearlo todo otra vez, entre dos.

Confianza, vínculo e intimidad.
Nos generan y dan fortaleza para creer más
en ti mismo, y hacer lo complicado, sencillo.
Ser más fuerte en el entre dos, reforzando
y enriqueciendo las vivencias.
Conformar un lugar donde descansar,
allí donde siempre volver, un campamento base,
un hogar.