Inventando. “¿Adónde van las tristezas?”

Deja un comentario

-¿Adónde van las tristezas que ya no sientes?-

-Al limbo, supongo-

-Pero no se van del todo, sabes que estuvieron-

-Eso es el eco, como sonidos que no mueren, dando vueltas al mundo y pudiendo ser oídos una y otra vez, aunque no quieras-

-¿Como un déjá vu?-

-Algo así-

-Soy consciente de que no tengo ciertas tristezas con las que vivía, entonces me pregunto cuáles eran, no recuerdo el porqué, el cómo desaparecieron?-

-¿A caso quisieras volver a tenerlas?-

-No, simple curiosidad-

-Dejarlas allí donde hayan ido es lo mejor-

-Pero, ¿cómo y por qué se van, cuando ocupaban todo tu ser, eran de tal importancia e invadían cualquier otra emoción o estado?-

-Porque todas las cosas tienen su momento álgido, de esplendor, y su tiempo de morir o alejarse-

~

Semejantes son dolor y olvido
tristezas de lágrimas tragadas
ausencia de un querido amigo
silencio de ganas derramadas.

Desvanecida la desesperanza
vacante que nadie va a ocupar
el retal recuerdo que amenaza
soleados días y el duelo lunar.

Supervivientes el don y alegría
reto del que cae en esta inopia
resiste la soledad en compañía
las memorias de sonrisa idiota.

Habitar en el limbo es remedio
figurantes que andan al acecho
almas que sin vida y sin premio
donde tristezas hallan su lecho.

~

Anuncios

Inventando. “Un pasaje a Limbo”

Deja un comentario

-¿Cómo es el Limbo?-
-¿Es un lugar o un estado?-
-¿Un concepto, metáfora o idea?-

Los lugares provocan estados y hay ánimos que hacen paisajes. Eso creo, eso siento, todo depende de las percepciones, del pensamiento.

Una vez me sentí estar en Limbo. No es como Inopia, a ésta vas por un instante y de forma fugaz te despiertas, como un centelleo que te lleva y trae. Limbo no es así, es como un umbral, como un sótano o desván. Se parece a la nada, como aquella de “La historia interminable”, oscura y aterciopelada, de un negro tan intenso y opaco, que parece que todo se lo tragase en el abismo eterno. Pero no es exacto. En Limbo habita algo más, son cosas, personas, sonidos, imágenes, incluso otros lugares. Puede que cambie según quién lo viva. Podría ser como el salón de tu casa, el parque, una ciudad, la playa, un bosque o tus sueños.

-¿Dónde está este Limbo?-
-¿Cómo puedo ir?-
-¿Hay forma de regresar?- -¿Servirá de algo que supiera llegar?-
-¿Qué o a quién encontraría allí?-
-Si lo recuerdo, ¿lo podré imaginar?, y si así fuera, ¿está en mi mente?-
-¿Es la memoria el Limbo?-
-¿O será un lugar de la memoria?-

Si ahí se localizara, podría recordar u olvidar, rememorar y revivir este no lugar.

-¿Será eso?, ¿uno de esos tránsitos que lleva de uno a otro?-
-¿Hacia dónde comunica?-

…un umbral… un no lugar… camino de… el entremedio… un puente a… estación de espera…

-¿Por qué existe y de qué sirve?-
-¿Será como el desván?-
-¿Si es un estado del pensamiento y de la memoria, es el trastero de la que ya no usamos? –
-¿…de lo olvidado?-
-¿…o de lo que no se puede olvidar?-
-¿Será donde van los recuerdos que son imposibles borrar?-

~

Limbo es la nada que todo era,
de lo que se hizo incomprensible,
es el hipotálamo de los recuerdos.

Es un paisaje surrealista sin frontera,
en el que te pierdes irreconocible,
están los vivos y también los muertos.

Es donde habitan los sin nombre,
aquellos que son imposible olvidar,
parados en el tiempo de la ilusión.

Es Limbo donde voy por costumbre,
obligado pasaje que he de cruzar,
construyo templos y oro a la razón.

~

Inventando. “Atacama, el limbo del dolor”

Deja un comentario

~

En el desierto no podrás llorar
apenas asoman las lágrimas,
evaporadas al limbo se van.
Hay quien excava para buscar
entre los fósiles su aflicción
desempolvadas las palabras,
sentido ni gramática tendrán.
Árido desde la inconsciencia
este lugar sin vida, sin corazón,
alma de exploradores heridos.
El oasis alucinando reclama
suspirando la supervivencia
en cenizas caerán rendidos,
meca del dolor es, Atacama.

~