Inventando. “Soltando lastre”

Deja un comentario

~

Nada está muy sujeto a mí
la piel y el pelo mudo al día,
aire que inhale lo suelto al ir,
y al venir nuevo encontraría.

Nada se agarra para siempre
frío o calor torna en estación,
saciada ahora y luego hambre,
es el placer deseo en intención.

Nada queda de lo que fuimos
hoy y mañana serán otro ayer,
plenitud de momentos vivimos,
y es dormir la pausa del hacer.

Nada permanece lo suficiente
obsolescente es la oportunidad,
comprando la razón al demente,
para ofrecer lógica sin verdad.

Nada será hábito en el nómada
ideas, corazón y efímero arte,
almohada del tiempo acomoda,
variar destino, soltando lastre.

~

DesolacióndelNómada

Inventando. “El amor de tu vida”

Deja un comentario

-Ser amados nos hace ser y querer ser mejores personas, pero amar y querer lo que uno es, lo que hace y la vida tal y como ocurre, te hace ser mejor persona-.

…Sentados alrededor de la mesa camilla, con su calefactor caldeando el invierno, unas bebidas y algo que picar para acompañar la charla.
Nos ponemos al día de noticias, anécdotas, reímos con los chistes que nos contaron y variedad de tonterías que vienen a colación para pasar una buena tarde-noche.

Estamos muy lejos de “Sexo en Nueva York” y de idílicas reuniones de viejos amigos de “Friends”. A lo que más nos acercamos es a la realidad de un grupo de personas que, a partir del viernes tarde piensan en liberarse de rutinas de madrugar, impuestos, clientes, jefes, profesiones en vía de desarrollo y responsabilidades sociales o familiares.

A la segunda copa de vino la cosa se anima y nos relajamos, acomodándonos en el ambiente a media luz, unas velas y eligiendo música acorde al paso de las horas.

Luis, sentado frente a mí, inauguró la velada con sus historias de encuentros amorosos y propuestas deshonestas por parte de una compañera de un grupo en el que se ha metido para reconducir su vida laboral. Nunca le faltó trabajo, ha entrado en esa edad en la que las empresas ya no te quieren y su carta de presentación ha de ser decorada con nuevas técnicas de marketing. Nos hizo reír contando las terapias de abrazos que se generan entre desconocidos, en iguales circunstancias de desamparo económico, y los postureos ante una cámara de video que le harán ser más abierto y atractivo ante posibles entrevistas. Sus ojos comienzan a achisparse, me pide papel para liar un segundo cigarrillo de marihuana, ésta se la pasó una amiga a Rosana para infusiones relajantes, la metió en un tarro en el que escribió “Hierbabuena”.

Rosana, estaba sentada a la derecha de Luis, con el que compartía una manta, es adicta al tabaco y al café, es fácil tanto en la lágrima como en la risa y atiende que no falte nada para beber. Hasta la cuarta cerveza no notas nada en ella, ya a la quinta, coge “el puntillo”, y puede ocurrir cualquier catástrofe dramática rememorando sus momentos bajos, remontándose incluso a su infancia. Se le dan bien los números y ajustando las cuentas de otros, sobrevive y le hace levantarse a las 6:15 a.m. Se está recuperando de un desamor que traicionó sus expectativas, así que unos tiros al cigarrillo relajante le vienen muy bien para reír sin motivo, hasta de mi flequillo. Cosa que no podría hacer con Pura, que su pelo cae al perfecto estilo japonés.

Pura está iluminada entre la luz de dos velas sobre la mesa, pega sorbos a un vaso de agua del tiempo y picotea palomitas recién hechas. Se muestra prudente y expectante ante lo que sucede sin aflicción. Escucha y se ríe, asiente y sigue la conversación. La cálida luz potencia su tez blanca tirando a textura porcelana, pequeña pero llenando un espacio considerable con su rotunda y equilibrada presencia. Es experta en alquimias y sus conocimientos serán remunerados por muchos años, sin preocuparse por renovar su técnica de pose en este incierto mundo laboral. Arraigada a su tierra, es fiel a tradiciones y a la amistad, siempre llega cinco minutos más tarde que María.

A María le encanta su tarea, tiene una verdadera vocación, encontrando un equilibrio perfecto entre sus sueños y la realidad. Siempre rodeada de amigos, familia, proyectos laborales que le incentivan y se apunta a todas las fiestas, pero sin descocarse demasiado. Se ríe de su sombra ironizando con lo que podría ser y lo que resulta ser después, intuitiva y fuerte como un roble. Eso le dije yo un día: “María, estás sana como un toro”, y ella añadió: “¡fuerte como un roble!”.

Yo, esta “mujer sin igual”, más o menos igual que todos, en el mismo intervalo de años vividos que mis contertulios, en búsqueda de alternativas para no posar por conseguir un contrato basura. Con un solo vino ya me estoy riendo de los ojos achinados de Luis. Comienzo a decir muchas tonterías a la segunda copa, y a la tercera, te puedo declarar mi amor, aunque te acabe de conocer. Me gusta la simbología y todo lo que tenga que ver con el contenido mágico de las cosas, como las metáforas o descubrir formas y significados a la espuma del café. Ellos lo saben, así que de vez en cuando cogemos mi baraja del Tarot para plantear adivinanzas, y con las figuras e iconos, desvelar los aconteceres que pudiéramos vivir. ¿Qué te depara el destino?…

-¡Tachán, tachán!, veo a un hombre moreno que vas a conocer muy pronto con el que tendrás una aventura apasionada…-.

O algo así como, -vas a recibir una oferta laboral en la que puede que cambies de ciudad-.

Les hago barajar y elegir, después, los Arcanos nos hablan con sus figuras y yo compongo la historia, creando expectativas estrambóticas o con cierta posibilidad.
Esta noche fue diferente, fue María la que quiso echarlas a los demás. A mi me gustó la idea, ya que nunca me predicen el futuro.

-¡Qué bien!, a ver, a ver…-.

Hizo dos rondas a cada uno, con preguntas sobre la vida en general y lo que más juego daba y tema principal que alargaba la lectura:

“El amor de tu vida”

~
¡Qué solos aún entre amigos!
el desértico corazón que anhela
más amor, si se puede desear
con desespero, el frío es testigo
de sábana que pasión no alberga,
de deseo de pecho que abrazar.

¡Qué solos aún entre colegas!
suspira la ausencia constante
buscando la sintonía perfecta
de poesías e idilio por entregas,
árido baile de lluvia incesante
del chamán, el amuleto acepta.

¡Qué solos aún entre amantes!
a uno solo de compañero tolera
en íntima y romántica confesión,
como él o ella, nadie hubo antes,
acostar y levantarse con bobera
que seas por quien late su corazón.
~

El amor, ahí está siempre, que un rato de charla nos dio, nos reímos un poco de todo, pero me queda la sensación de si realmente nos afecta tanto estar solteros. Es curioso eso del amor, anhelamos algo más, mucho mejor, que ni la amistad, el compañerismo o la familia nos puede dar, queremos que sea único y nuestro, que nos acompañe hasta el fin del mundo, superando junto a ti todos los problemas, sobretodo, con la fuerza de ese amor, que el destino hizo realidad, aquel que va contra todos y todo, porque… el desamor, nunca jamás, quisieras soportar, porque es cansado terminar y comenzar. Porque es el destino, y el destino es una fuerza superior a lo humano, es más fuerte que tu voluntad, incluso lo dicen las cartas del Tarot, o las estrellas, con signos y caminos que escoger para que seas finalmente feliz, tal y como estaba escrito para ti.

En fin, es divertido hacer lecturas, nos lo pasamos bien, creo y confío en que al día siguiente ninguno se acuerde ya, que olvide lo que le dijeran los arcanos les fuera a suceder, pues nada cambiaría, porque: “lo escrito, escrito está”…

-Y yo, esta mañana, me enamoré de la lluvia chispeante, por la tarde me dejó, pero vino el sol y me volví a enamorar, puede que esta noche le sea infiel con la luna, pero no será traición, él antes me abandonó, o quizás con las estrellas me eche a dormir, dejando que alguna de ellas repose sobre mi pecho, y al despertar saldré de entre las sábanas como alma que lleva el diablo, para sorber un riquísimo café y luego seguir -.

~¡¡Príncipes y princesas, caballeros, poetas, gigolós o mujeres fatales, románticos, señoritas, hombretones, muchachitas rescatables de prisiones perdidas, héroes enmascarados, a caballo o en bicicleta, heroínas, tonticos o villanos!!

¡Diviértanse y hagan el amor!~

Inventando.”Azaroso destino”

Deja un comentario

Caleta.jpg

~

Hoy es elegido, el viento ya estaba aquí,
ahora miro el mar, él no tiene voluntad,
al amanecer me siento la piel templando,
estoy en calma, las olas colman vista y oír,
soy quien quiere tocar la arena en soledad,
no hay azar, mi destino en pies caminando.

Al vaivén me puedo dejar llevar, si quiero,
es mi sombra el encuentro del instante,
vivo por decisión y ocasiones puedo crear,
veo barcos a la deriva sin rumbo ni timonero,
bañarme en sal de otoño será emocionante,
en las manos mi destino y tu encuentro azar.

~

Soy Ori.jpg

Diario no diario. “La cultivadora de tréboles de 4 hojas”

Deja un comentario

No perdía una ocasión, allá donde creciera el trébol, rebuscando el de cuatro hojas. Encontré una semilla de la que surgían esas especiales constantemente. Las cortaba, plastificaba y regalaba como amuleto de buena suerte a quien se apegaba a ella. Me duró un tiempo hasta que dejaron de salir.

De esto hace ya más de veinte años, no sabría decir si quien la guardó, la conserve aún.

La suerte, las señales, amuletos, la magia…

No creo en esto, y no es la edad, ni la desilusión, pues nunca creí en estas cosas. Puestos a exponer en qué creo, en la única cosa en la que pongo mi fe, magia, suerte, gracia, don, amuleto o señal, es en qué y cómo hacemos las cosas.

He podido comprobar que lo más mágico que existe es la bondad, la generosidad y el altruismo. Por no decir que es simplemente amor, con la forma más pura y universal que podamos concebir. Creer en alguien, mirarle a los ojos y generarle la confianza suficiente para que tenga esperanzas, fe o confíe en que todo va a salir bien.

A veces basta con una sonrisa…
-No estoy solo-, pensaste.

A veces todo te sale redondo…
-Será suerte-, dijiste.

A veces todo sale fatal…
-Mi mala suerte-, lloraste.

A veces es encontrar alguien que te dice lo que necesitabas escuchar…
-Será el destino-, sentiste.

A veces decides y todo se confabula en un buen resultado.
-Será que estoy eligiendo bien-, suspiraste.

NO creo en la magia por azar, en el destino escrito en las estrellas, en el cristal azul que me trajiste de Turquía, en una planta de cuatro o tres hojas en un blíster, en las líneas de la mano, en un dolor merecido por un mal acto, o en un castigo de dios, que llueva porque estoy triste, que salga el sol cuando deseo ponerme sandalias, que alguien me pague en el justo momento en el que viene la factura de la luz.

SI creo en lo que hacemos, en la perseverancia, en las ganas, la voluntad, en el bien querer a otro ser, en la generosidad, en las consecuencias, la comprensión, compasión, la confianza, el amor sin más querer que querer, en trabajar, en dar y saber recibir, en las sonrisas, los abrazos, en decir si o no cuando no te guste, no quieras o no creas. Creo en las personas, en conjugar la alquimia justa de los elementos para generar el mejor alimento, en aprovechar las circunstancias, constancia para conseguir, trabajo para producir, buena actitud en lo que haces, sufres o te acontece, y confabularte con la vida.

He podido comprobar, cuánta fuerza se puede generar con mirar a los ojos y sonreír, …decir: “Creo en ti”. Es la suerte de cuatro hojas, el amor, el hacer sentir bien, en creer en alguien cuando se olvidó de quién es.

He podido comprobar, que, aún sintiéndonos solos en el mundo, todo un mundo se genera con solo una mirada a los ojos. Tu nombre escrito en una hoja o gritado al viento.

Yo: Papá, cuéntame esa historia otra vez.
Tú: El sonido nunca muere, viaja a través del aire, dando vueltas alrededor del planeta, puede que un día vuelvas a oír tu nombre que alguien gritó, tu risa o mi voz.

-Esto es real-, pensé.
-Es magia-, dijiste.

He podido comprobar que si me paro a buscar tréboles de cuatro hojas, los encuentro, porque ahí están, raros son, ¿y qué?

Inventando. “Metanoia vital”

Deja un comentario

Quiero y ya no quiero.

Busco sin mirar.

Encuentro y no me paro.

Consumo, después vomito.

Espero y corro.

Creo y dejo de ver.

Construyo, lo desmonto.

Descubro y vuelvo a investigar.

~

Los no lugares donde transito, me siento y veo pasar,

son mi destino y mi punto de partida,

mi campamento base,

el umbral donde todo puede cambiar.

~

En el valle o en la montaña me puedes encontrar,

casualidades y elecciones de vida,

me compro un billete,

a la meta de un minuto lunar.

~

No quería y ahora adoro.

Curioseo con las manos.

Retengo el encuentro.

Digiero cada alimento.

Me voy despacio y al galope.

Me río de mi creer.

Imagino, reimagino.

Lo evidente, vuelvo a dudar.

Diario no diario. “Elegir un lugar”

Deja un comentario

…Lost Cause…

Hay quien tiene muy claro sus objetivos y aún más, el camino directo,

no siempre son elegidos y los objetivos se consiguen caminando.

(Elegir un lugar…)

Un lugar donde construir, crecer, descansar o trabajar,

puede ser más de un lugar y, en cada uno de ellos, un objetivo vivir.

(Da igual el lugar, si sabes qué hacer…)

Hay quien, el qué hacer, cómo, dónde o cuándo, no tiene acierto,

no siempre son correctos y el objetivo no va importando.

(Elegir un lugar…)

Un lugar donde amar, encontrar, despertar o comenzar,

puede ser que no encuentre ninguno y que todos estén solo en mí.

(Da igual el lugar, si sabes qué hacer…)

Inventando. “The fool on the hill”

Deja un comentario

On the hill

Dejaría todo atrás, confiando en la nada.

Allí escapó, a lo alto de una montaña, a esperar una señal,

descalzo y desnudo, sin camino ni manada,

mataría para sobrevivir, sin ningún interés de bien o mal.

~

Dejaría todo atrás, confiando en un amanecer.

Allí escapó, a lo alto de una montaña, a esperar su destino,

ni años, ni instantes podrían hacerlo envejecer,

endurecería su piel, al frío y al calor, dejándose devorar el intestino.

~

Dejaría todo atrás, confiando en la desolación.

Allí escapó, a lo alto de una montaña, a esperar lo extraordinario,

un impulso, un suspiro, sin pasado ni expectación,

amaría para no morir, sin hambre de calendario.

~

Dejaría todo atrás, confiando en la pausa.

Allí escapó, a lo alto de una montaña, a esperar lo no vivido,

atisbando sonidos y letras en inglés de andar por casa,

bajaría sin lamento, sin rencor al abrir los ojos y elegir un camino.

Inventando. “Constelación terrenal”

Deja un comentario

Eran las estrellas las que nos contemplaban desde lo alto,

jugaban a dar nombres, crear formas, odas, leyendas y mitos.

¿Cómo podría saber a qué constelación pertenezco?

~

Puede que me adjudicaran una galaxia o ser luna que orbito,

ente centelleante y alocado, sin soles, sin rumbos.

¿Cómo podría saber cómo de infinitos o desconocidos les somos?

~

Libres son las estrellas que, con memoria, no conocen el destino,

sorteando el tiempo, azarosas de caprichos, contenedoras de deseos.

¿Cómo podría saber qué nombre le pusieron a nuestro encuentro?

~

Somos seres fugaces, constelación de historias sin fin ni principio,

estrellas terrenales, libres y enlazadas en vivencias, por hilos imaginados.

¿Cómo podría saber lo que ven y piensan las estrellas?

Inventando. “El destructor de puentes”

Deja un comentario

Vi un hombre ayer, con una maza tipo la de Thor, con los ojos vueltos e iracundo, golpeando con fuerza los puentes de leño húmedo.

“¿Por qué los destruyes?”, dije.
“Pues ya no sirven”, respondió.
“¿Cómo alcanzaremos el otro lado de la orilla, entonces?”, pregunté.
“¡Habrá que mojarse!”, dijo.

Entonces, cruzamos igualmente, mojándonos y no fue mal, la fuerza del curso del río no impidió nuestro paso.
Cuando ya hubimos llegado a nuestro destino, miré hacia atrás, ahí seguía ese hombre, rompiendo cada vínculo entre dos orillas.

No había vuelta atrás. Seguir caminando por delante del destructor de puentes.

Diario no diario. “I am my first, my last, my everything”

Deja un comentario

Una vez fui el sol que alumbraba los días de otros,

ahora solo soy una persona y el sol nos ilumina a todos por igual.

Yo soy lo primero,

lo último,

mi todo.

La respuesta a todos mis sueños,

el destino al que me dirijo,

sin estrella guía más que yo misma,

eso es lo primero,

lo último,

el todo.

Una vez fui luna, guardiana de los sueños de otros,

ahora solo soy una persona y la luna no guarda a nadie.

Yo soy la maravilla,

solo hay una como yo

y es el amor que sale de mí,

mi todo,

mi yo,

mi oportunidad en un nuevo día.

Older Entries