Inventando. “Formas del amor: la intimidad”

Deja un comentario

Íntimo es un lugar que tiene forma de 1

Es un círculo imperfecto,

una suma de números infinitos.

~

Íntimo es un abrazo que tiene forma de 2

Perfiles que conectan lo inconexo,

boca, pechos, nariz y ojos entornados.

~

Íntimo es el puente de manos que es igual a 1

Es la independencia del izquierdo y derecho,

en un ciclo continuo de abrazos.

Expresando. “El abismo de un abrazo”

Deja un comentario

¡Abrazarte!, aunque caiga en el abismo,

donde la realidad pierde su sentido,

donde se desvanecen los pensamientos

donde todo se hace atemporal.

Diario no diario. “Cuando se desune un abrazo”

1 comentario

Si ya conocíamos el abismo que existe entre nosotros, ¿por qué tengo miedo cuando lo puedo ver?;  por muy fuerte que te abrace, por mucho que piense en ti, por todo el amor que pueda sentir, ahí está, y es que a veces se me olvida.

Será que a veces caminamos, descalzos y atrevidos, por el borde de este abismo, confiados. Y es que, saber que existe no es conocerlo y conocerte más hace que me vuelva más atrevida aún; y no solo me descalzo, además me desnudo, me expongo de brazos abiertos y de puntillas bailo riéndome.

¿Y si el abismo es como el vacío?, ¿y si nos caemos en él?

Y creo que caerse en él es calzarse, vestirse, quedarse parado mirando, agachado y agarrado a todo lo que no es abismo, entonces será cuando haya que dejar de mirarlo, de jugar y tentar a la confianza de creer saber o conocer; será que de debe entender que al abismo no se debe ir solo, ya que es un lugar de dos.

El abismo como el amor es algo mutuo.

¿Será el abismo la memoria?

¿Será el abismo la antítesis del amor?

¿Será el abismo la desmemoria?

¿Será el abismo la condición al amor?

¿Será el abismo el motor de la unión en el amor?

Abismo y amor, son como amantes en sí mismos, es necesaria la presencia de ambos para que generen equilibrio o desequilibrio que surge en cualquier unión, generando la química del vínculo, la confianza, la complicidad y la intimidad.

Como energías opuestas se atraerán y convivirán, ambos, en los abrazos.

Y si se cae en el abismo es porque se cayó en el amor. Caer produce miedo y el miedo altera la química generadora de esos vínculos, confianza, complicidad e intimidad. Es el inicio de la separación del abrazo y es la posibilidad de uno nuevo donde volver a caer.

¿Cómo llegué yo al abismo y al amor?

Creo que fue en un abrazo, en aquél que te diera por primera vez, el que no pude controlar pues fue como ver a un amigo, más aún, a alguien a quien no poder no amar.

Creo que fueron tus comisuras, allí encontré el abismo también.

Ahí ando perdida.

Cuando sonríes o en tu gesto sobrio, tus comisuras…

Creo que fue el agua de tus ojos, me desnudé y tiré de cabeza, ahí el abismo otra vez.

Creo que en mí misma encontré el abismo, cuando me acerqué a ti, y tú fuiste el amor.

Puede que fueran ellos, abismo y amor, quienes se cayeron en nosotros y ahora buscan ese vínculo, confianza, complicidad e intimidad, como lugar donde poderse abrazar.

Diario no diario. “Amantes”

Deja un comentario

El abrazo de los amantes crea un lugar.
Está lleno de posibilidades,
éstas, dependen del entre dos.

Por vivir esta sensación vendería mi hogar,
renunciaría a cualquier otra posibilidad.
Pues, ser amante, ser amado, crear esta forma
o este lugar, es de lo que depende vivir con
la sensación de poder perderlo todo,
poder crearlo todo otra vez, entre dos.

Confianza, vínculo e intimidad.
Nos generan y dan fortaleza para creer más
en ti mismo, y hacer lo complicado, sencillo.
Ser más fuerte en el entre dos, reforzando
y enriqueciendo las vivencias.
Conformar un lugar donde descansar,
allí donde siempre volver, un campamento base,
un hogar.