Realidades idealizadas

Construir a partir del conocimiento que tenemos de las cosas, un nueva realidad que la eleva a un nivel de belleza y grandeza, mejorándolas.

Idealizar. Me sugiere esta palabra, algo así como realizar ideas. Hacer de las cosas, personas, paisajes o conceptos, ideas. Esto sería como crear una nueva imagen o concepto de las realidades, que encajen mejor en nuestro entender. Por lo que doy paso a las palabras, por ejemplo, ésta es la herramienta más común de expresión de las ideas; pues, a través de los sentidos nos llegan elementos e información que acude de forma abstracta a nuestras neuronas, después la inteligencia nos ayuda a crear formas que concuerden con nuestra realidad educada, cultural, comprensible, aquella que es amable al entendernos. Una vez allí, creamos una idea, que a continuación intentamos volver a expresar, usando palabras, gestos o todos aquellos elementos que sirven para la comunicación. Podemos usar los que nos son más o menos universales, los que entendemos todos, esos que ya están cargados de una simbología y significado que harán comprensibles a otro ser humano, nuestras ideas.

Pero esto sería más cercano a idear, que hace migas con crear, construir, buscar formas… Idealizar, sería como el alma elevada de idear, como aquello que quisiéramos todos hacer pero no hacemos porque pierde fundamento físico. ¡Irónico!, pues las ideas nos sirven para poder realizar, construir, imaginar una realidad, inventar, crear algo que queremos ver. Idealizar una idea quita utilidad al objeto que vamos a crear, pero la cargamos de un sentido de belleza que quizá no tendría pero que la hace mejor, más comestible, amable y deseada.

¿Es la poesía una idealización de la palabra?, ¿es una venus la idealización de una mujer?, ¿es cocinar con romero una carne, la idealización de su sabor?.

Necesitamos ver más allá, necesitamos ver un futuro en el que confiar. Poder sostener los argumentos presentes en ideas de las mismas, mejorando y embelleciéndolas para aceptarlas.
Es un concepto que se acerca mucho al del arte, al de la belleza, de los conceptos representados plásticamente.

Es idealizar, entonces, la búsqueda de la belleza. Es un escapar del crudo encuentro de la inteligencia con la relación que tenemos con la vida, para poder dar rienda suelta a los sentidos y relajar o fomentar la libertad del pensamiento hacia lugares más placenteros.

¿Qué problema hay en idealizar?, ¿nos empeñamos en querer y necesitar algo que quizá no sea posible?, ¿es idealizar querer un imposible?. Somos más felices mejorando un pasado idealizado, aunque hayamos aceptado, con cruda inteligencia su aspecto, pero, algo con lo que no hubiésemos podido resistir seguir viviendo… ahí, la inteligencia se supera y crea la idea de la idealización, que supera y mejora la idea.

Realidades idealizadas, imposibles de crear a veces, pues la imaginación, la fantasía, la búsqueda de la belleza, es una meta de la supervivencia en la realidad ideada.

Ideada por el ser humano, que es capaz y poderoso de idealizar la realidad, para embellecerla y mejorarla.

¿No es lo que hacemos al sonreir a alguien que nos presentan?, idealizar ese momento, que se hace cordial, desde un interior, que quizá no hubiese sentido sonreir.

Pero sonrió.

A veces idealizar nos ayuda a comprender lo imcomprensible. Después lo superamos y nos amigamos con la idea.
Otras veces, idealizar es simplemente belleza, con la que sentir y dejarse llevar, hacia realidades recónditas de las emociones, que cada uno lleva en su forma ideal de ser.


Idealización del miedo, G.L.L. 2008.

2 comentarios (+add yours?)

  1. Galleto
    Nov 16, 2010 @ 04:07:18

    Es un problema cuando la idealización se separa tanto del referente real que transciende y vive por si mismo, y es un problema porque la idealización, como todo híbrido, es estéril. Estéril o incluso más peligroso: endogámico. La idealización alejada del referente cambia de forma sin forma, esto es: cambia de forma sin elementos de cambio, con lo que reproduce la estética en vacío, sin referente (una vez que este por inacción o rechazo deja de pertenecer al adn de la idealización). Así tenemos conceptos no referenciados que, por costumbre, sustituimos por la referencia, aunque esta siga creciendo inundando de incoherencias nuestra artificial relación concepto-referencia-idealización. Esto desemboca en la virtualización como solución a la incoherencia, desencadenando al desastre cultural y social por el empeño de dar fertilidad a lo infertil invocando sueños que producen monstruos.

    Hemos de tratar con cuidado la idealización cuando es un superyo cultural y social a fin de no perdernos en las múltiples virtualizaciones de la realidad, que pueden llevar a la aceptación de lo estático como estética y predicado de frases sin verbo.

    Responder

  2. Galleto
    Nov 16, 2010 @ 04:56:18

    Cuidado con la hiperrealidad.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: