Realidades del abismo

El abismo, es como un siempre, es como un nunca.
Se asoma oscuro y sin fondo, pero lo visualizo con una luz en lo alto, como la circunferencia que veríamos dentro de un pozo, vislumbrando la luz de la luna.

El abismo es incomprensible, insondable, no explorable; es sin razón y existe solo para que dejes de existir.

El abismo existe entre dos personas, aunque se miren a los ojos, de cerca, muy de cerca, y en la inopia, respirando el mismo aire viciado.

Tú: Entre tú y yo, aún dándonos el abrazo más fuerte, existe un abismo.
Yo: ¿Sabes que nunca dejaré de amarte?
Tú: Nunca es mucho tiempo.
Yo: Nunca es un abismo, y es nada, nunca llega al otro extremo del infinito del siempre.
Tú: Nunca es mucho tiempo.
Yo: Nunca es un abismo.
Tú: El que existe en el abrazo de los amantes.
Yo: Pues si nunca está en el abismo, existe, es posible un “nunca dejaré de amarte”, quizás en el abismo, quizás en los abrazos.

El abismo es la distancia entre dos personas, es un terreno por explorar, una tierra de nadie y de dos, un lugar al que no se puede acceder sino sobrepasar, uniendo sus extremos con el vínculo de puentes de confianza, complicidad, intimidad o valor.

Tú: ¡Creamos puentes para pasar por el abismo!.
Yo: ¡Dejemos el abismo, mírame, tócame, huéleme, háblame!
Tú: (Estoy tan solo).
Yo: (Estoy tan sola).
Tú: ¿Qué piensas?.
Yo: Nada, ¿qué piensas?.
Tú: Nada.
Yo: Cerramos los ojos, separamos nuestros cuerpos, callamos.
Tú: El abismo se fue al dejarnos de abrazar.
Yo: El abismo nos engulló al dejarnos de abrazar.
Tú: ¿Sabes que nunca dejaré de amarte?

Y engullidos por el nunca de un abrazo deshecho cayeron en el abismo de la soledad.

Yo: Entre tú y yo, existe un abismo, abracémonos fuerte y asomémonos a él; quizás seamos nosotros esa luz que vislumbras en lo alto, esa que presientes en circunferencia de luz de luna.
Tú: En el abismo perdemos la cordura, por lo que perderíamos la razón.
Yo: ¿No es amar o enamorarse un sinrazón?.
Tú: ¿Perder la cordura?.
Yo: ¿Caer al abismo?.
Tú: ¡Caigamos en él!, pues presiento que aunque insondable e incomprensible, el abismo tiene algo de sinrazón como en el amor; una necesidad del nunca y del siempre al que quisiéramos caer para llenar de razones nuestra existencia en la soledad.
Yo: ¡Abrázame!.
Tú: ¡Abrázame!.

1 comentario (+add yours?)

  1. Nani
    Ago 17, 2011 @ 15:16:39

    Ori, hace mucho que no te pongo comentarios pero cuando puedo te leo.
    ¡Ayy el abismo, es así mismo cono tú cuentas pero tenemos que vivir el día a día y eso es lo que importa!
    Disfruta mucho.
    Besicos muchos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: