Hoy me estoy consumiendo
tragué los egos de mi misma
levitando al abismo despierto
silenciando la voz durmiendo.

Rozan mis pies en el infierno
duele este alma sin carisma
que ahogo en el yermo llanto
inválido es el olvido eterno.

Hambrienta de un banquete
de saltos a la deriva experta
canto insonoro de lamentos
maldigo la gana que acomete.

Liberarme debo de la prisión
por la mirilla asoma una grieta
desatar la reja de los cuentos
manejando torpe esta pasión.

No hay riqueza que promete
el desierto sin oasis al acecho
olvido ilusiones que aborrecen
a dios no albergo en mi mente.

Hoy lúcida me estoy muriendo
íncubos de Morfeo insatisfecho
arrancar rizos que me enreden
el latir a mi pecho encomiendo.

Anuncios